TURISMO RURAL EN Huelva

Turismo rural en Huelva, una opción llena de posibilidades

El turismo rural en Huelva es una opción siempre acertada, puesto que la provincia está llena de posibilidades para todos los gustos. En este tranquilo rincón de Andalucía, situado en su extremo occidental, puedes disfrutar de pueblos y parajes libres de masificaciones en entornos de interior, como son la Sierra de Aracena, el campo agrícola de El Condado o el paisaje telúrico de Andévalo y la Cuenca Minera. A continuación te contamos las principales propuestas de la provincia, agrupadas por comarcas. ¡Todas tienen mucho que ofrecer a sus visitantes!

HISTORIA, VINOS Y NATURALEZA EN Niebla y el Condado

La comarca de Niebla y El Condado, situada entre la Comarca Metropolitana de Huelva y el límite provincial con Sevilla y Cádiz, es una de las mejores para hacer turismo rural en Huelva. Y lo es porque carece de grandes municipios: Almonte es el más poblado, con 22.000 habitantes, pero muchos de ellos viven dispersos en diferentes aldeas. De hecho, la localidad que ejerce de capital de la comarca es Niebla, que no llega a 5.000 habitantes. 

Por tanto, este territorio, que va desde las estribaciones más occidentales de Sierra Morena hasta las orillas del litoral atlántico, goza de tranquilidad todo el año… salvo la época de peregrinación al Rocío. El cielo luminoso acompaña siempre al viajero, en un paisaje dominado por los cultivos mediterráneos. Prueba de ello son sus vinos, con Denominación de Origen Condado de Huelva. Por ello, elegir esta comarca para tu viaje de turismo rural en Huelva te permitirá visitar alguna de sus múltiples bodegas, con degustación incluida. A continuación te mostramos estos y otros lugares de los que puedes tomar nota si pones rumbo a esta zona onubense, fácilmente visitables en escapadas de un día.

Castillo de Niebla en Huelva
Castillo de Niebla en Huelva

Niebla

Es sin duda una de las excursiones estrella para un plan de turismo rural en Huelva. A pesar de que en la actualidad es un pequeño pueblo, siglos atrás era una localidad de gran importancia que rivalizaba incluso con la actual capital de la provincia, Huelva. Su mayor esplendor llegó en época romana y árabe. Por ello, algunos de sus monumentos principales nos trasladan a aquellos períodos, en los que en ocasiones se mezclan materiales y técnicas de diferentes dataciones. 

Es el caso de sus murallas y del famoso castillo de Niebla, también llamado de los Guzmanes, quizás su gran joya patrimonial y lugar donde se organiza su importante festival de teatro y danza. Tiene lienzos donde se aprecian elementos romanos, así como visigodos y musulmanes, aunque tal y como lo vemos hoy es más bien el resultado de la reedificación del siglo XV. Cuenta con varias salas tematizadas y su estado actual de conservación es muy bueno, gracias a que estuvo habitado hasta hace relativamente poco tiempo. Entre los espacios más destacables están la Cámara de la Condesa, las Mazmorras o la Armería.

Otros lugares que no debes perderte son:

  • Puente Romano: situado en las afueras del núcleo urbano, sobre el río Tinto. Fue reformado en 1936 sobre la base de la construcción antigua
  • Iglesia de Santa María de la Granada: templo histórico en el que se reconocen fácilmente elementos islámicos y gótico-mudéjares, pues al inicio fue mezquita mayor (siglos IX y X)
  • Iglesia de San Martín: aunque sólo se conservan el ábside y la portada, nos evoca a su pasado como mezquita menor, como sinagoga en época de Alfonso X el Sabio y posteriormente como iglesia. Sí se conserva, anexa, la Capilla del Señor de la Columna, imagen muy venerada en la localidad que data de los siglos XIV y XV
Puente Romano de Niebla
Puente Romano de Niebla

Doñana y su entorno

En tierras onubenses el Parque Nacional de Doñana se extiende por municipios que forman parte de la comarca del Condado y de la Comarca Metropolitana de Huelva, como Moguer y Palos de la Frontera. Sin embargo, al tratarse de un espacio tan importante para el turismo rural de Huelva, le dedicamos un apartado exclusivo como este. 

La población más importante de la zona es Almonte y su espacio más simbólico dentro del casco urbano es la Plaza de la Virgen del Rocío, de una blancura sobrecogedora. Aquí se encuentra la Casa Consistorial y la Iglesia Parroquial, dedicada a Nuestra Señora de la Asunción. En este espacio se monta también la catedral efímera, cada 7 años, para festejar la Venida de la Virgen del Rocío, todo un acontecimiento en la provincia: se trata de una estructura metálica diáfana que recuerda a los templos góticos y que se decora con iluminación artificial y flores. 

A este municipio pertenece la aldea de El Rocío, uno de los lugares más interesantes para disfrutar del turismo rural en Huelva. Cierto es que durante las fechas de la Romería (Lunes de Pentecostés, a finales de mayo o principios de junio), este apacible poblado de poco más de 1.500 habitantes multiplica su población y se convierte en un lugar muy bullicioso y concurrido. Pero visitarlo fuera de ese periodo es otra cosa. De esta manera, podrás hacer algo que resulta impensable durante los días grandes de esa fiesta religiosa: visitar la ermita del Rocío y admirar su ‘Blanca Paloma’.

PARQUE NACIONAL DE Doñana

Otro planazo de turismo rural en Huelva, especialmente en lo que a naturaleza se refiere, es organizar alguna ruta por el Parque Nacional de Doñana. Uno de sus puntos de información está en esta provincia, concretamente el de El Acebuche (Carretera A-483 del Rocío a Matalascañas, km. 12). Cuenta con pantallas en directo para contemplar al lince ibérico, felino en peligro de extinción y emblema del parque, así como otros recursos explicativos. También desde aquí o mediante excursiones privadas te puedes adentrar en este espacio único en cuanto a biodiversidad animal y vegetal, que lo convierte en un lugar imprescindible en las rutas migratorias de aves entre Europa y África (buitre leonado, águila imperial, etc.), así como en el hogar de innumerables anfibios, reptiles, peces y mamíferos (ciervo, jabalí, nutria, etc.). 

Y sin salir de la comarca del Condado, podrás también darte un baño de calidad en la playa. Aunque quizá se salga del concepto de turismo rural de Huelva, puedes realizar una escapada desde tu alojamiento campestre para acercarte a Matalascañas, conocida como ‘la playa de Doñana’: de arena blanca y grano fino, cuenta con más de 5 km de longitud. Además, se pueden dar paseos costeros en el Parque Dunar, ya sea en forma de senderismo, a caballo o incluso en dromedario.

Otros espacios destacables del Condado

Además de Niebla, Doñana y sus respectivos entornos, la comarca del Condado ofrece otros espacios interesantes para el turismo rural en Huelva. Algunos de sus pueblos conservan rincones llenos de encanto y albergan ejemplos inmejorables del barroco onubense. Puedes tomar nota en la siguiente lista:

  • La Palma del Condado: uno de los municipios más deslumbrantes de toda la provincia, con hermosas construcciones barrocas y plazas llenas de encanto. Imperdibles son la Plaza de España con su iglesia de San Juan Bautista, la Antigua Casa Consistorial, la calle Mayor y el convento de Nuestra Señora del Carmen
  • Beas: emplazado en la Tierra Llana, sus campos muestran los colores de la agricultura basada en la ancestral triada mediterránea: vid, trigo y olivo. Sus construcciones más destacadas son la ermita de los Clarines y la iglesia de San Bartolomé
  • Bollullos Par del Condado: limitando con la provincia de Sevilla y volcada en la vid, en su casco urbano destacan la Plaza del Sagrado Corazón de Jesús con su Ayuntamiento, la parroquia de Santiago Apóstol, las casas señoriales y las bodegas, que sitúan a este pueblo entre los más atractivos del turismo rural de Huelva
  • Bonares: población de la campiña dedicada principalmente a la agricultura, en cuyo caserío se encuentran construcciones con encanto, como la iglesia parroquial o la ermita de Santa María Salomé
  • Chucena: pueblo agrícola con áreas de encina y alcornoques. Sus principales monumentos son la iglesia parroquial y la de Nuestra Señora de la Estrella 
  • Lucena del Puerto: municipio ubicado en tierra muy fértil, dedicada al cultivo de cereales, frutas y hortalizas, entre otros. Su monumento principal es el Convento de la Luz, actualmente utilizado para eventos
  • Rociana del Condado: este pueblo muy ligado a la agricultura tradicional cuenta también con una hermosa y despejada Plaza de España, donde deslumbra su parroquia de San Bartolomé Apóstol

JOYA DEL TURISMO RURAL EN HUELVA La Sierra

Cuando hablamos de turismo rural en Huelva, lo que nos viene rápidamente a la mente es la Sierra de Aracena y los Picos de Aroche. Se encuentra al norte de la provincia, limitando con Extremadura y Portugal, y forma parte de Sierra Morena. Este entorno natural fascina por la armonía que forma el verde de sus paisajes (pinares y dehesas de alcornoques y encinas, hogar del mejor cerdo ibérico) junto con el blanco de los caseríos, tendidos en sus suaves laderas o en lo alto de las colinas. No sólo ofrece una rica gastronomía (jamón, quesos, setas, espárragos trigueros, aguardientes, etc.), sino también un sinfín de rutas de senderismo de escasa dificultad.

Aracena

El municipio más importante es precisamente el que da nombre a la comarca: Aracena. Aquí podrás descubrir uno de los monumentos naturales más espectaculares de toda Andalucía: la Gruta de las Maravillas. Es una cavidad freática con estalactitas, estalagmitas, coladas, gours… ¡en pleno casco urbano! En concreto, bajo el castillo, que es en sí mismo otra atracción turística de primer nivel: construido a comienzos del siglo XIII, aún en periodo islámico. Contaba con alcazaba y dentro del recinto destacan algunas construcciones, como la espadaña-campanario y la iglesia mudéjar con sus evocadores paños de sebka. Además, cuenta con otros lugares muy interesantes como el Museo del Jamón, el Museo de Arte Contemporáneo o el Lavadero Fuente del Concejo.

La cueva de las Maravillas Aracena
La cueva de las Maravillas Aracena

Otros municipios de la Sierra de Aracena

Otros municipios que esta comarca aporta al turismo rural de Huelva son:

  • Almonaster la Real: su casco urbano es Bien de Interés Cultural, con construcciones de gran belleza e historia, como el castillo, la iglesia-mezquita de Nuestra Señora de la Concepción, la iglesia de San Martín y la ermita de Santa Eulalia
  • Zufre: la riqueza patrimonial de su casco antiguo le ha valido el título de Bien de Interés Cultural. Entre sus recursos turísticos están la ermita de Santa Zita, la iglesia de Santa María, el Humilladero de San Sebastián y su Ayuntamiento. Se ubica en lo alto de una colina, lo que permite que desde la Plaza de la Iglesia se abra un espectacular balcón con vistas al entorno y al embalse de Zufre
  • Cortegana: otro de los pueblos de la comarca que luce un castillo muy bien conservado, construido probablemente en el siglo XIV. Su templo principal, la iglesia del Divino Salvador, también se remonta a esa época, con elementos gótico mudéjares. En su término municipal se encuentra el Paraje Natural de Las Peñas de Aroche
  • Aroche: el municipio que da nombre al mencionado Paraje Natural bien merece una visita, no sólo por este enclave sino también por el de la Sierra Pelada y Ribera del Aserrador, que supone una propuesta perfecta para los interesados en el lado más medioambiental del turismo rural de Huelva. En cu casco urbano, destacan el castillo almohade y el yacimiento romano de Turóbriga, que ha dado pie a la creación de un Museo
  • Fuenteheridos: con uno de los cascos urbanos más acogedores y coquetos, declarado Bien de Interés Cultural, sus calles empedradas esconden espacios de interés como la iglesia del Espíritu Santo, la Fuente de los Doce Caños o la Plaza del Coso
  • Jabugo: con sólo pronunciar su nombre, ya nos vienen a la cabeza sus jamones con denominación de origen, aunque también son muy renombradas sus chacinas. Visitar sus bodegas-secaderos es toda una experiencia que no deberían perderse los amantes de la buena gastronomía. Paseando por su casco urbano, también podrás detenerte en la Iglesia de San Miguel (BIC), así como organizar una visita a la Cueva de la Mora, que nos recuerda la riqueza geológica de la comarca

LA MINERÍA EN Huelva

Sierra, parques naturales y campiña agrícola son grandes atractivos para el turismo rural de Huelva. Pero en los últimos años la provincia ha incorporado otro: el minero. Dado que el turismo industrial está en auge, tanto en España como en el resto del mundo, las comarcas del Andévalo y la Cuenca Minera tienen mucho que ofrecer al respecto, albergando en ellas recursos sorprendentes y alojamientos tranquilos, libres de aglomeraciones. Se encuentra en el interior de la provincia, en su zona media, en un área de transición desde la sierra a la costa.

La naturaleza ha agraciado a este territorio con importantes yacimientos minerales, que se han explotado desde la Edad Antigua hasta hace pocos años. Su boom llegó de la mano de las inversiones británicas a finales del siglo XIX, que propiciaron la explotación intensiva y la construcción de estructuras que aún hoy se pueden contemplar. 

Y quienes se dejan caer por estas tierras, también podrán disfrutar de otros atractivos totalmente diferentes e icónicos del turismo rural de Huelva, como la gastronomía a base de carne de caza (jabalí, conejos, perdices, etc.) o de setas, así como los compases y quejíos del fandango de Huelva, un palo con personalidad propia dentro del flamenco.

Minas de Riotinto

Este municipio es probablemente el más destacado para conocer la enorme tradición minera de la zona. Su nombre hace referencia al río Tinto, que baña la comarca con sus sorprendentes aguas rojizas, que pasan a ocre en las orillas. Sin duda, una imagen que parece de ciencia-ficción y que atrae a numerosos visitantes cada año. 

Ese color se debe a su alto contenido en sales ferruginosas y sulfato férrico. Esto, junto a la escasez de oxígeno, crean unas aguas de pH muy ácido, lo que limita la formación de vegetación… pero no la impide. De hecho, aquí crece el ‘brezo de las minas’, una planta endémica de Huelva y en peligro de extinción. Las aguas ácidas tampoco impiden, por cierto, la existencia de biodiversidad de microorganismos que aún son objeto de estudio y clasificación. Entre otros, por parte de la NASA, que cree encontrar aquí las claves sobre la posible vida en otros planetas. 

En este sentido, el Parque Minero de Riotinto supone una visita imprescindible y diferente al resto de propuestas de turismo rural en Huelva. Se enclava en un paisaje protegido por la Junta de Andalucía, donde es inevitable sentir una mezcla de sensaciones, entre ellas el misterio y la fascinación. Una de las estrellas de este parque es el Tren Minero, que recorre la ruta que seguía el mineral tras su extracción. Además, tiene un Museo Minero como centro de interpretación, donde hay recreaciones de las minas romanas o una sección etnográfica, en la que se muestran objetos de gran simbolismo como el ‘vagón del Maharajá’, considerado uno de los vagones de vía estrecha más lujosos en su momento y que era de uso real (Reina Victoria de Inglaterra y Alfonso XIII de España).

MINAS DE Riotinto

Otros enclaves simbólicos de la Huelva minera

Además de Minas de Riotinto, hay otros municipios de la Cuenca Minera y el Andévalo que están sabiendo explotar su patrimonio industrial. Por si vas a hacer turismo rural en Huelva y te interesa esta materia, puedes tomar nota de las siguientes propuestas.

  • Nerva: esta pequeña población aporta el interesante Centro de Interpretación Peña de Hierro, explotada intensivamente a finales del siglo XIX y principios del XX. Otro rincón simbólico de su entorno es el Monumento Natural Montera de Gossan, formado por rocas de gossan y lavas gassonizadas
  • El Campillo: uno de los municipios más ligados a la minería, en cuyo entorno se pueden contemplar numerosos enclaves y elementos relacionados con este sector. Por ejemplo, puentes, túneles o la Fija, un ingenioso sistema de tracción para salvar una fuerte pendiente de 900 metros
  • Valverde del Camino: uno de sus principales espacios visitables es el Museo Casa Dirección, que hace las veces de Museo Etnográfico y se centra también en el legado de las compañías mineras inglesas en esta localidad. Uno de esos legados es precisamente la Vía Verde, que discurre por el antiguo trazado del ferrocarril y que ahora pueden disfrutar a pie o en bicicleta quienes hacen turismo rural por Huelva. Además de ello, la construcción más bella es la ermita del Santo, de estilo neobarroco
  • Puebla de Guzmán: coqueto pueblo en la raya con Portugal, en cuyo pequeño caserío no solo hay bonitas iglesias (Santa Cruz) y ermitas (de la Peña), sino también varios molinos (La Horca, Pozo del Bebé)
  • Alosno: pueblo humilde de habitantes que tradicionalmente se dedicaron a la agricultura, el pastoreo y la minería, en este último caso, por la presencia de las minas de Tharsis, explotadas desde la Edad Antigua. Aunque buena parte de encanto se da por otro motivo: ser la cuna del fandango de Huelva

CONTÁCTANOS PARA Más información