COSTA DE LA LUZ EN Cádiz

Playas de Cádiz: información para tus vacaciones en la Costa de la Luz gaditana

74 playas en Cádiz, que cubren una extensión de casi 140 km entre zonas de baño de arena fina y dorada, ensenadas amplias y calas coquetas. ¡Y más de una treintena de esas playas han recibido la Bandera Azul como reconocimiento a su calidad! Eso ya es atractivo más que suficiente para organizar unas vacaciones en la Costa de la Luz gaditana. Pero por si fuera poco, se añaden pueblos de auténtico encanto, paisajes naturales casi vírgenes y una gran oferta de actividades para todos los gustos. Por ello es una de las zonas de mayor éxito para el turismo nacional e internacional, que podrás conocer de la mano de Andalucía Exclusiva. A tu ritmo y a tu medida, con los mejores servicios personalizados. Ponte en contacto con nosotros o sigue leyendo esta página para conocer más sobre este destino inigualable: ¡tu viaje empieza ahora!

Contenidos

DÓNDE ESTÁ Y CÓMO ES LA Costa de la Luz de Cádiz

La Costa de la Luz de Cádiz es el litoral que se extiende desde la desembocadura del río Guadalquivir, en Sanlúcar de Barrameda, hasta la localidad de Tarifa. Abarca, por tanto, la parte gaditana del Golfo de Cádiz, que también cubre la provincia de Huelva, cuya costa recibe el mismo nombre que aquí.

Las playas de Cádiz ubicadas en la Costa de la Luz se enmarcan en unos 200 kilómetros de litoral, de los cuales unos 140 km son zona apta para el baño. Este espacio geográfico se reparte entre 15 núcleos poblacionales, pertenecientes a 11 términos municipales. De este a oeste son: Sanlúcar de Barrameda, Chipiona, Costa Ballena, Rota, El Puerto de Santa María, San Fernando, la capital Cádiz, Chiclana de la Frontera, Novo Sancti Petri, Conil de la Frontera, Barbate y dos de sus dos localidades (Los Caños de Meca y Zahara de los Atunes), Vejer de la Frontera (el concreto, el núcleo de El Palmar de Vejer) y Tarifa. Todas ellas son de gran interés, por diferentes motivos: paisajes, cultura, deportes, ocio y un largo etcétera, sin olvidar el componente humano que también decanta la balanza. ¡La hospitalidad y alegría del pueblo gaditano es un atractivo turístico en sí mismo!

Las playas de Cádiz que se encuentran aquí están bañadas por las aguas del Océano Atlántico. Y eso es sinónimo de mayor bravura, tanto por las corrientes marinas que aquí se producen como por el viento que azota este litoral. Además, la temperatura del agua es ligeramente más baja que en las aguas del vecino Mediterráneo, que comienzan más allá de Tarifa. Y en cuanto a los arenales, destacan por su fina arena blanca en la mayoría de los casos, que además se han salvado de la masificación y el ladrillo de otras zonas de España.

Se trata de un litoral de enorme diversidad de paisajes, ya los haya formado la naturaleza o el hombre. Algunas de las sorpresas que esperan a quienes vienen de vacaciones a la Costa de la Luz gaditana son: la playa fluvial de Bajo de Guía en Sanlúcar de Barrameda, las dunas de la playa de Bolonia en Tarifa, los acantilados en los Caños de Meca, las calas en Conil de la Frontera, las playas de Cádiz capital que se integran plenamente en su casco urbano o los corrales de pesca de Rota, declarados Monumento Natural por la Junta de Andalucía.

A todo ello se suma la gran variedad de alojamientos, que no sólo se limita a hoteles de categorías medias y altas, sino también campings codiciados por surferos, pequeños apartamentos en núcleos urbanos y alquileres vacacionales en villas de lujo. Y eso es una de las principales razones que convencen a numerosos viajeros de todas las partes de España y el mundo, que ponen su punto de mira no sólo en las playas de Cádiz capital sino también en las de otras localidades del entorno como Chiclana o Conil de la Frontera.

La Costa del Sol de Cádiz

Aunque se suele creer que la Costa del Sol abarca exclusivamente a Málaga y que toda provincia de Cádiz se encuadra íntegramente en la Costa de la Luz, lo cierto es que hay una pequeña excepción: las localidades de la zona más occidental del Campo de Gibraltar tienen su litoral en la Costa del Sol y, por tanto, en aguas del Mar Mediterráneo. Son la Línea de la Concepción y San Roque. Este último municipio es el más importante de este área en lo que a turismo se refiere, pues alberga en su territorio la urbanización Sotogrande, con su correspondiente playa y puerto deportivo. Se trata de un enclave del máximo lujo que da buena cuenta del atractivo de esta zona para visitantes nacionales y extranjeros.

Por tanto, la Costa del Sol de Cádiz se puede considerar una opción alternativa a tener en cuenta por quienes desean pasar sus vacaciones en la Costa de la Luz gaditana, pues tampoco debemos olvidar que aquí es donde se encuentra el Peñón de Gibraltar, un enclave rocoso pequeño pero de enorme interés turístico. Aunque bajo dominio del Reino Unido, the Rock es también una excursión que se puede realizar desde las localidades de la zona.

Quedan como paréntesis la Bahía de Algeciras y el excepcional valor natural del Parque Natural del Estrecho, desde el Cabo de Gracia de Tarifa hasta la ensenada de Getares, en Algeciras. Este espacio verde ocupa una veintena de kilómetros de costa donde no hay poblaciones urbanas ni prácticamente playas o zonas de baño, por lo que no se encuadra ni en la Costa de la Luz ni en la del Sol. Pero a pesar de que ‘no existe’ para el turismo de sol y playa, este es uno de los grandes paraísos para los amantes de la naturaleza y, en particular, para los aficionados al birdwatching, pues aquí hay diferentes observatorios para contemplar el majestuoso vuelo de las aves migratorias que viajan entre Europa y África. Además, forma parte de la Reserva de la Biosfera Intercontinental del Mediterráneo, que también se extiende por Marruecos.

Cuáles son las mejores playas de Cádiz

Resulta difícil elegir las mejores playas de Cádiz, tanto por la cantidad de opciones que existen como por la belleza y calidad de la mayoría de ellas. En total, se contabilizan 74 playas distintas, de las cuales 32 de ellas fueron galardonadas con Bandera Azul en 2020, demostrando la eficiencia de sus instalaciones, la limpieza de sus arenales, la variedad de servicios al bañista y la calidad de las aguas que llegan a la costa. Son las siguientes, de este a oeste:

  • Chipiona: playas de Camarón-La Laguna, Cruz del Mar-Canteras, Micaela, Regla y Tres Piedras-La Ballena
  • Rota: playas de Galeones, La Ballena, La Costilla, Punta Candor, Puntalillo y Rompidillo-Chorrillo
  • El Puerto de Santa María: playas de Fuentebravía, La Muralla, La Puntilla, Santa Catalina (tramo Vistahermosa-Las Redes) y Valdelagrana
  • Cádiz: playas de La Caleta, La Cortadura-Poniente, La Victoria y Santa María del Mar
  • San Fernando: playa de Camposoto-El Castillo
  • Chiclana de la Frontera: playas de la Barrosa y Sancti Petri
  • Conil de la Frontera: playas de El Roche, La Fontanilla y Los Bateles
  • Vejer de la Frontera: playa de El Palmar
  • Barbate: playa de Zahara de los Atunes

Además, cabe señalar las otras cuatro playas de Cádiz que también tienen Bandera Azul, ubicadas en la Costa del Sol gaditana: las de Alcaidesa-Faro, Cala Sardina y Torreguadiaro en el municipio de San Roque y la de Getares en Algeciras. 

Tampoco podemos olvidarnos de otras playas de Cádiz que gozan de gran fama en la provincia y entre quienes vienen de vacaciones a la Costa de la Luz gaditana, por diferentes razones. La playa de los Lances, en Tarifa, es uno de los paraísos para los amantes del kitesurf y el windsurf. Sin salir de este municipio, la playa de Bolonia no sólo conquista al visitante por sus dunas, sino también por el espectacular conjunto arqueológico de Baelo Claudia. Otro de los lugares llenos de encanto es la playa Bajo de Guía de Sanlúcar de Barrameda, que en realidad recibe las aguas de la desembocadura del río Guadalquivir y es famosa dentro y fuera de nuestras fronteras por sus carreras de caballos sobre la arena en el mes de agosto. Y la lista continúa casi sin fin, pues todas las playas de Cádiz tienen algo especial que invita a conocerlas.

LOS MUNICIPIOS MÁS BONITOS DE LA Costa de la Luz de Cádiz

Además de la variedad de paisajes en las playas de Cádiz, su gran oferta hotelera y sus buenas instalaciones para el deporte y el ocio, algunas localidades costeras están entre las más bonitas de la provincia y de toda Andalucía en general. Han sabido mantener su encanto pesquero y popular, conservando además interesantes monumentos que, en algunos casos, hunden sus raíces más de 2.000 años atrás. Por ello, en las localidades que a continuación te mostramos podrás experimentar la agradable sensación de perderte por sus calles, que conservan pura esencia andaluza.

Vejer de la Frontera

No es demasiado atrevido decir que Vejer de la Frontera es uno de los pueblos más bonitos de la provincia y de toda Andalucía, pues de hecho forma parte de la asociación ‘Los Pueblos más Bonitos de España’. Para muchos, concentra toda la esencia y belleza de Cádiz, como es su caserío encalado y apiñado sobre una colina que recuerda a los pueblos blancos de la sierra de Grazalema, sus calles intrincadas llenas de luz y de colores florales, el ambiente afable de las terrazas al aire libre, construcciones históricas que se mantienen en pie, miradores que ponen la vista en el horizonte marino, una naturaleza verde circundante propicia para excursiones a pie, en bici o a caballo… ¡No se puede pedir más encanto para pasar unas vacaciones en la Costa de la Luz de Cádiz! Por ello, a su casco antiguo le dedicamos espacio en nuestra página sobre turismo rural en la provincia.

Pero a Vejer de la Frontera pertenecen otras pedanías, siendo la más interesante la de El Palmar de Vejer, por tener una de las mayores playas de Cádiz, con 4,2 km de longitud y una anchura media de 80 metros. Desde su arenal se puede contemplar la construcción más importante de esta población: la torre almenara que, al igual que otras muchas de la zona, se erigió en el siglo XVI para la vigilancia del litoral frente a barcos piratas procedentes del norte de África.

Tarifa

Famosa por albergar las mejores playas de Cádiz para los amantes del surf, el kitesurf, el windsurf y otras modalidades relacionadas, Tarifa es mucho más que eso. Su ubicación geográfica es, en sí misma, motivo de interés para numerosos visitantes: la Punta de Tarifa, situada en la Isla de Las Palomas (aunque está unida a tierra por una carretera) marca la divisoria de las aguas atlánticas y mediterráneas, y representa el punto más meridional de la Europa Continental. Con una ubicación tan estratégica, no sorprende que en ella pusieran sus miras fenicios, romanos, árabes, castellanos, ingleses y franceses a lo largo de la Historia.

Dentro de su núcleo urbano destaca su centro histórico, declarado Bien de Interés Cultural. En él se conservan dos tramos diferenciados de las murallas: el primero de época islámica (siglo X) rodeaba un recinto de pequeñas dimensiones, mientras que el segundo es de época medieval y moderna (siglos XIII-XVI) y abarca todo el casco antiguo. A este segundo tramo pertenece su Puerta de Jerez, uno de los símbolos de la ciudad. Otro de los iconos de Tarifa es el castillo de Guzmán el Bueno: su origen se remonta al siglo X, aunque fue ampliado más adelante, principalmente en los siglos XVII y XIX para defender la ciudad de los ataques berberiscos y para servir de búnker en la resistencia tarifeña durante la Guerra de la Independencia contra los franceses. El Castillo de Santa Catalina es otra construcción militar, en este caso fuera de las murallas, levantada en 1813 por los aliados ingleses en la mencionada guerra contra Napoleón. Y por todo el término municipal se jalonan varias torres almenaras, destacando la Torre de la Peña y la de Camarinal, reconvertido posteriormente en faro.

La arquitectura religiosa ofrece también construcciones de gran interés. La iglesia principal es la de San Mateo, levantada sobre una antigua mezquita islámica, con elementos góticos y una fachada de estilo barroco en transición al neoclásico. Monumental es también la iglesia de San Francisco, reedificada a finales del siglo XVII. La plaza principal del centro histórico es la de Santa Ana, de radiante blancura, dominada por la Biblioteca Mercedes Gaibrois, de estilo neomudéjar.

Pero sin duda, la construcción de mayor valor histórico se encuentra alejada del casco urbano, en una de las más bonitas playas de Cádiz, la de Bolonia, donde está el conjunto arqueológico de Baelo Claudia. Se trataba de una ciudad-factoría, una de las más importantes para la producción de la famosa pasta de pescado garum, que se exportaba a todo el imperio. Sus orígenes se remontan al siglo II a.C, quedando abandonada en el VII d.C. Su trazado urbanístico denota una gran prosperidad, que es apreciable también por los espectaculares restos arquitectónicos que quedan en pie: una basílica, un foro, cuatro templos, un teatro con aforo para unas 2.000 personas, una cerca o muralla y otros edificios administrativos y comerciales. A su lado se ha creado un Museo Arqueológico en el que se muestran piezas rescatadas del yacimiento, explicadas y contextualizadas. Destacan esculturas, capiteles y maquetas que reproducen cómo era este rico asentamiento.

Conil de la Frontera

Uno de los municipios que más turismo atrae es Conil de la Frontera, y no sólo porque alberga algunas de las mejores playas de Cádiz. Su centro urbano tiene rincones de gran encanto, en un caserío apiñado junto al mar y armónicamente blanco. Uno de los lugares más populares de la villa es la Plaza de Santa Catalina. Aquí se encuentra la Torre de Guzmán, que era la torre del homenaje del antiguo castillo (siglos XIV y XV), pero también la iglesia parroquial de Santa Catalina y el Museo Raíces Conileñas, que en su interior alberga numerosos objetos locales para conocer la etnografía y las costumbres de sus gentes. Y por supuesto, varios bares con sus respectivas terrazas que te permitirán disfrutar de la estampa.

 

También se conservan otros restos de las murallas defensivas de siglos anteriores, como la Puerta de la Villa, así como torres vigía por otros puntos del municipio, fuera del casco viejo. Otro museo interesante para conocer la economía y la gastronomía local es el Museo del Atún La Chanca, con exposiciones sobre las almadrabas locales y el atún rojo, fundamental para toda la zona. De hecho, un lugar lleno de actividad es también su puerto pesquero, donde se pueden presenciar en vivo las subastas de pescado recién capturado. Y en el capítulo de edificios religiosos, también cabe citar la iglesia de Nuestra Señora de las Virtudes, la ermita de Nuestro Padre Jesús Nazareno o la ermita del Espíritu Santo.

Barbate y sus localidades

Este municipio es muy visitado por turistas todo el año, pues su coste reúne todas las características que distinguen a las playas de Cádiz. Sin embargo, en sus núcleos urbanos también hay algunos lugares de interés, pese a que Barbate fue una aldea pequeña hasta hace relativamente poco. Por ello, aquí no se conservan grandes monumentos históricos como en otras localidades vecinas. La Plaza de la Inmaculada es quizá su lugar más destacado, donde se ubican el Ayuntamiento y la Parroquia de San Paulino. Su puerto deportivo y pesquero también aporta gran ambiente al pueblo.

Pero si nos alejamos de este núcleo de población, encontramos más lugares de interés, tanto desde el plano histórico-cultural como natural. Caños de Meca, localidad perteneciente a Barbate, es famosa por ser uno de los pueblos más hippies de Andalucía, que encuentran aquí las playas de Cádiz que mejor se adaptan a sus gustos, en un ambiente de especial libertad y tolerancia. En sus alrededores, en el corazón de un pinar elevado, se halla la Torre de Meca, una torre vigía levantada en tiempos de Felipe II para interceptar los ataques berberiscos. Hoy es un estupendo mirador de toda esta franja costera. Función e interés similares tiene también la Torre del Tajo, entre Caños y Barbate.

Junto a Caños de Meca se encuentra el Faro y la Torre de Trafalgar, ubicados en el Monumento Natural del Tómbolo de Trafalgar. Frente a sus costas tuvo lugar, por cierto, la famosa batalla de Trafalgar, que da nombre a una famosa plaza en Londres y que vio cómo la armada británica vencía a la alianza franco-española en 1805. 

Más antigua es la ermita de San Ambrosio, en el poblado del mismo nombre, dentro del parque natural de La Breña y Marismas del Barbate. También en este pequeño poblado se ubica El Palomar de la Breña, considerado uno de los palomares más grandes de Europa, con 7.700 hornillas.

Por último, Zahara de los Atunes es uno de los destinos favoritos por quienes vienen de vacaciones a la Costa de la Luz gaditana, aunque su casco urbano es relativamente pequeño y reciente (siglo XIX), teniendo como principales construcciones de interés la parroquia de Nuestra Señora del Carmen y el anexo Castillo de Zahara, del siglo XV y con una función a medio camino entre lo militar y lo industrial, pues también se empleaba para el procesado del atún.

Chiclana de la Frontera

Este municipio es uno de los de mayor interés de la Costa de la Luz gaditana. En su casco urbano se aprecia la mano de uno de los arquitectos más importantes en la provincia y, en particular, en la capital: Torcuato Cayón de la Vega, con varias construcciones proyectadas en el siglo XVIII. Por ejemplo, el edificio religioso que domina la Plaza Mayor: la iglesia de San Juan Bautista. A su lado, casi a modo de campanario, se ubica la Torre del Reloj, igualmente del siglo XVIII. También es obra de este arquitecto neoclásico la ermita de Santa Ana, visible desde muchos puntos de la ciudad, con una poderosa cúpula central y una blancura radiante. Repartidos por el casco urbano también hay elegantes casas-palacio de los siglos XVIII y XIX, de estilo elegante.

Acercándonos a la costa llegamos a Sancti Petri, famosa no sólo por ser una de las playas de Cádiz con mayor interés natural (se ubica en las Marismas de Sancti Petri) sino también porque desde su arenal se observa a lo lejos la isla en la que se ubica el Castillo de Sancti Petri donde, según la leyenda y el historiador romano Pomponio Mela, está enterrado Hércules. Y según la creencia cristiana, aquí desembarcó el Apóstol Santiago para erradicar el culto pagano de su templo, que también habría servido anteriormente para adorar al Melkart fenicio. Desde entonces se consagró a San Pedro, de ahí su nombre. Tal y como lo vemos en la actualidad, es una fortaleza defensiva de los siglos XVI-XVIII.

Este municipio tiene además varios museos interesantes, como son el Museo de Chiclana en la neoclásica Casa Briones, el Museo Romántico Francisco Montes Paquiro dedicado al torero más importante del siglo XIX y el Centro de Interpretación del Vino y la Sal.

Sanlúcar de Barrameda

Situada en plena desembocadura del río Guadalquivir, Sanlúcar de Barrameda es un municipio de más de 60.000 habitantes, por lo que ofrece atractivos turísticos propios de una ciudad, con el aliciente de estar en plena Costa de la Luz gaditana. A nivel monumental, cuenta con decenas de construcciones protegidas como Bien de Interés Cultural. En el centro histórico destaca el Castillo de Santiago, mandado construir en el siglo XV por los Duques de Medina Sidonia. E mecenazgo de esta familia nobiliaria en ese mismo periodo también produjo otras construcciones, como su Palacio renacentista o las Covachas, una lonja de mercaderes de estilo gótico. Además, se conservan otros restos de murallas militares y baluartes, tanto en el casco antiguo como fuera de él. 

De gran interés es también su arquitectura religiosa. En este sentido destaca la iglesia de Nuestra Señora de la O, de estilo gótico mudéjar y construida en el siglo XIV, siendo sobresaliente la fachada que da a la plaza de los Condes de Niebla. Interesante es también la iglesia convento de la Merced, de estilo manierista y usado como auditorio en el Festival Internacional de Música. Conventos como el de San Francisco (siglos XV-XVIII) o el de los Capuchinos (siglo XVII) son otros edificios de interés que jalonan el centro histórico, al igual que sus animadas plazas como la de San Roque o la del Cabildo. Y por supuesto, también es recomendable pasear junto a una de las más singulares playas de Cádiz: la de Bajo de Guía, bañada por aguas del Guadalquivir y en cuyo horizonte no se abre el mar, sino el Parque Nacional de Doñana. La de las Piletas y la de la Jara son otras zonas de baño de la ciudad.

Chipiona

De la extensa lista de playas de Cádiz, cinco las aporta Chipiona. ¡Y todas ellas con Bandera Azul! Eso da buena cuenta del esmero con el que cuidan su litoral los chipioneros… y el interés que despierta entre turistas nacionales e internacionales que programan aquí sus vacaciones en la Costa de la Luz gaditana. Pero este municipio situado en el punto más occidental de la provincia tiene otros muchos atractivos en su casco urbano.

La construcción más emblemática de este municipio es su Faro, y no por casualidad: es el más alto de España, con casi 70 metros de altura, y uno de los más grandes de Europa . Construido en la segunda mitad del siglo XIX, para acceder a su cima hay que subir 322 escalones. Más antiguo es el Castillo de Chipiona, de origen medieval, que en la actualidad alberga el Museo Cádiz y el Nuevo Mundo, tras una amplia restauración. En cuanto a los templos religiosos, el más grande es el de Nuestra Señora de la Regla, pero también el más reciente (siglo XX), por ello despierta mayor interés el de Nuestra Señora de la O, con bella portada renacentista y estructura reconstruida a finales del XVIII.

Otros municipios costeros de interés en Cádiz

Por supuesto, los municipios más grandes de la zona, agrupados en torno a la Bahía de Cádiz, también ofrecen rincones y monumentos de interés para quien pasa unas vacaciones en la Costa de la Luz gaditana. Son San Fernando, El Puerto de Santa María, Rota y Puerto Real, ciudades a las que dedicamos una página aparte en nuestra web.

Y la otra gran bahía de la provincia, la de Algeciras, también cuenta con algunos atractivos para sus visitantes, concentrados principalmente en los siguientes municipios:

  • Algeciras: conocida internacionalmente por ser la gran puerta de entrada a Marruecos gracias a su puerto, es también una animada ciudad de tradición flamenca y religiosa. Destacan la Plaza Alta, donde se erige la iglesia de Nuestra Señora de la Palma y la Capilla de Nuestra Señora de Europa. También hay interesantes restos arqueológicos repartidos por el núcleo urbano,como los de la antigua Mezquita aljama y el Parque Arqueológico de las Murallas Meriníes. Aunque el parque que más gustará a los niños es el Bahía Park, acuático e infantil, ideal para quienes vienen en familia a pasar unas vacaciones a la Costa de la Luz. Desde un punto de vista natural, una ruta sorprendente por los alrededores es la del sendero del río de la Miel, con su pequeña pero bonita cascada
  • La Línea de la Concepción: influenciada por su situación al pie del Peñón de Gibraltar, puede presumir de tener 11 de los 138 km de playas de Cádiz, pues cuenta con dos litorales. El primero, el de Levante, en la Costa del Sol. Y el segundo, hacia Poniente, en la Bahía de Algeciras. En todos los casos, un baño con Gibraltar de fondo ofrece a sus visitantes una estampa genuina. A nivel patrimonial, no es el municipio más destacado, aunque puedes acercarte a conocer los restos del fuerte de Santa Bárbara, del siglo XVIII, la almenara Torrenueva o el Museo del Istmo
  • Los Barrios: condicionada por haber tenido en su territorio una de las centrales térmicas más importantes del sur de España y otros polos industriales de gran magnitud, en su casco urbano tiene interés patrimonial la iglesia de San Isidro. Y en las afueras, los restos de las almenaras Torre de Botafuegos y Torre de Entrerríos, de los siglos XIV y XVI respectivamente. Otras torres completamente distintas pero interesantes son las de Hércules: edificios administrativos de estilo contemporáneo y 100 metros de altura
  • San Roque: municipio al que pertenece la urbanización de lujo Sotogrande. Su núcleo histórico es relativamente reciente, pues lo fundaron españoles que escaparon a la conquista del Peñón de Gibraltar en 1704. Su pendón, que según la leyenda fue bordado por Juana de Castilla en 1502, es el mayor tesoro que conserva su museo municipal. Y la iglesia de Santa María Coronada es su construcción más significativa, erigida a mediados del siglo XVIII

QUÉ HACER EN TUS VACACIONES EN LA Costa de la Luz de Cádiz

Muchos son los motivos que te llevarán a pasar unas vacaciones en la Costa de la Luz gaditana, pues aquí encontrarás innumerables actividades que hacer. El turismo de sol y playa es uno de los grandes atractivos, gracias a que entre las playas de Cádiz encontrarás de todo un poco: desde áreas de gran lujo como Sotogrande a zonas hippies como Caños de Meca, pasando por calas y zonas de baño que permanecen prácticamente vírgenes y salvajes, donde además se puede practicar el nudismo.

Pero uno de los aspectos que mayor reputación da a las playas de Cádiz es su viento. Lejos de resultar un problema, es aprovechado por surfistas venidos de todo el mundo para surcar las aguas y subirse a las crestas de sus olas en cualquier época del año. Así ocurre en la Playa de los Lances de Tarifa, donde el cielo adquiere innumerables colores gracias a los centenares de cometas que impulsan desde lo alto a sus usuarios. Pero lo mismo ocurre con otras modalidades y otras playas de Cádiz, como el paddle surf o el windsurf en cualquier localidad costera, en especial Barbate, Chiclana o Conil de la Frontera.

Además, la abundancia de puertos deportivos permite realizar otras muchas actividades náuticas por medio del alquiler de embarcaciones, lanchas, motos de agua, veleros y un largo etcétera. Y siempre con monitores profesionales que conocen su trabajo mejor que nadie. Lo mismo ocurre con el submarinismo, siendo esta una de las mejores zonas para bucear en Andalucía.

La provincia de Cádiz y la Costa de la Luz en particular destacan también por su gran oferta en golf. Es la segunda que más campos tiene de toda la región, sólo por detrás de la vecina Málaga. Y algunos de ellos están entre los mejores del mundo, como el Real Club Valderrama, sede de la Ryder Cup en 1997.

La hípica es otro de los deportes que caracterizan a esta provincia, beneficiada por la larga tradición ecuestre de la zona, centrada en la pureza de la raza andaluza. Si los espectáculos alcanzan en Jerez cotas de auténtico arte, en la Costa de la Luz podrás vivirlo en primera persona con rutas por dunas y paisajes naturales del litoral, o bien como espectador de las carreras por la playa en Sanlúcar de Barrameda.

Por si fuera poco, hay otras actividades de máximo interés que se pueden hacer en las playas de Cádiz o en su entorno, ya sea terrestre o marino, mezclando naturaleza y acción. Por ejemplo, rutas de senderismo por sus abundantes parques naturales, como marismas o serranías. Todos estos lugares naturales son también espacios inmejorables para el turismo ornitológico, como en el Parque Natural del Estrecho, donde encontrarás plataformas y miradores para avistar aves migratorias en sus viajes de ida o vuelta entre Europa y África.

También emprenden viajes de ida y vuelta los cetáceos, que se mueven entre las aguas del Mediterráneo o del Atlántico según la temporada. Avistarlos es una experiencia inolvidable, que se puede hacer a bordo de embarcaciones con monitores especializados en ello. Delfines, orcas, cachalotes, calderones, rorcuales comunes… ¡La fauna marina está deseando darte la bienvenida durante tus vacaciones en la Costa de la Luz de Cádiz!

En lo que a entretenimiento se refiere, los espectáculos de flamenco son aquí realmente genuinos, a menudo en peñas flamencas donde este género musical se vive con mayor intensidad. Y todo ello sin olvidar una gastronomía de primer nivel, en la que los pescados adquieren una calidad inigualable y los vinos tienen el sabor inconfundible del Marco de Jerez. 

Si quieres disfrutar al máximo de unas vacaciones en la Costa de la Luz, descubriendo las mejores playas de Cádiz y los atractivos turísticos más destacados de cada lugar, ¡ponte en contacto con Andalucía Exclusiva! Contamos con proveedores para todo tipo de servicios a lo largo de esta franja costera, de modo que organizaremos a medida tu viaje. ¡Contacta para más información!

Más información para viajar a Cádiz

CONTÁCTANOS PARA Más información